Blogia
LeonardoCastellano

Poemas de Blas de Otero

Blas de Otero: Cantar de amiga

Blas de Otero: Cantar de amiga


A ti posible compañera
tendida
a mi lado bajo el cielo de Castilla
a ti
pequeño cantar de amigo
verso pimpante del Arcipreste
estas líneas esta palabra
arrancada
a la realidad único sueño
que amo y veo evidentemente
como a ti


Tantos años caminos
aventuras países
papeles enredados en los dedos
fusiles de pie
y siempre siempre
arañándome
España
hay también vértigos labios
adheridos
razones para olvidar
olivares grietas
junto al Arlanza plazas
que tú conoces con el palacio al fondo.

Ahora después
es la vida
y si la nieve
resbala
ay amor si la nieve
resbala por el sendero
háblame
dame
la mano ríe mira brilla el sol.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

De Blas de Otero, 'Me llamarán, nos llamarán a todos' y 'Guernica'

De Blas de Otero, 'Me llamarán, nos llamarán a todos' y 'Guernica'

Me llamarán (1955)


Me llamarán, nos llamarán a todos.
Tú, y tú, y yo, nos turnaremos,
en tornos de cristal, ante la muerte.
Y te expondrán, nos expondremos todos
a ser trizados ¡zas! por una bala.

Bien lo sabéis. Vendrán
por ti, por mí, por todos.
Y también
por ti.

(Aquí no se salva ni dios, lo asesinaron.)

Escrito está. Tu nombre está ya listo,
temblando en un papel. Aquél que dice:
Abel, Abel, Abel...o yo, tú, él...

2

Pero tú , Sancho Pueblo,
pronuncias anchas sílabas,
permanentes palabras que no se lleva el viento...


(La canción la tenéis en Stickam, en la barra lateral)


GUERNICA (1960)

a Picasso

Aquí estoy
frente a ti Tibidabo
hablando viendo
la tierra que me faltaba para escribir "Mi patria
es también Europa y poderosa"
asomo el torso y se me dora
paso sorbiendo roma olivo entro
por el Arc de Bará
de repente remonto todo transido el hondo
Ebro
a brazazos retorno arribo a ti
Vizcaya
árbol que llevo y amo desde la raíz
y un día fue arruinado bajo el cielo


Ved aquí las señales
esparcid los vestigios
el grito la ira
gimiente
con el barabay
el toro cabreado directamente oíd
ira escarnio ni dios
oh nunca nunca
oh quiero quiero que no se trapapelen
el cuello bajo la piedra
la leche en pleno rostro el dedo
de este niño
oh nunca ved aquí
la luz equilibrando el árbol
de la vida, la vida.

De Blas de Otero, 'Digo vivir' y 'El principio'

De Blas de Otero, 'Digo vivir' y 'El principio'
Porque vivir se ha puesto al rojo vivo.
(Siempre la sangre, oh Dios, fue colorada.)
Digo vivir, vivir como si nada
hubiese de quedar de lo que escribo.

Porque escribir es viento fugitivo,
y publicar, columna arrinconada.
Digo vivir, vivir a pulso, airada-
mente morir, citar desde el estribo.

Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro,
abominando cuanto he escrito: escombro
del hombre aquel que fui cuando callaba.

Ahora vuelvo a mi ser, torno a mi obra
más inmortal: aquella fiesta brava
del vivir y el morir. Lo demás sobra.


(Redoble de conciencia, 1951)
(La ilustración: Fernando Botero, serie 'Abu Grahib')
                    
                  
                 

                              EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los ojos para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Comentario del poema ' El Principio' por Eduardo Pérez:

En el principio – Blas de Otero 

Figuras retóricas:

Este poema, como muchos otros de Blas de Otero, está repleto de figuras retóricas, cosa que ayuda sobremanera a situarse en él.

La primera figura retórica que podemos encontrar es una anáfora (“todo”) encabalgada que se repite en el primer verso de los dos primeros cuartetos. En el segundo verso hallamos una imagen poética, que viene seguida de otra imagen poética en el siguiente verso. En el cuarto verso hay una anáfora “me queda la palabra” que se repetirá en el último verso de los tres cuartetos.

En el verso número seis encontramos  una ligera antítesis “lo que era mío y resultó ser nada”, seguido de nuevo por otra imagen poética  en el siguiente verso “si he segado las sombras en silencio”. En el noveno verso hallamos un encabalgamiento “rostro || puro”, y por último, en el verso número once podemos encontrar una imagen poética. Estructura del poema:

El poema está compuesto por tres cuartetos de versos que oscilan del heptasílabo al alejandrino con una cierta regularidad. Su rima es completamente irregular, por lo que nos encontraríamos ante una composición poética de verso blanco.

El poema está dividido en tres partes: Introducción, desarrollo y desenlace.

La primera parte corresponde al primer cuarteto, en el que Otero nos introduce a lo que será el resto del poema, y en el que aparece por primera vez la repetición “me queda la palabra”.

El desarrollo está compuesto por el segundo cuarteto, y en él Otero nos transmite su sufrimiento, decepciones y todas las experiencias dolorosas. Finaliza otra vez con la mencionada anáfora.

Por último, el desenlace corresponde al tercer y último cuarteto. En él el autor relata como finalmente consigue ver, a costa de mucho sufrimiento, el verdadero rostro de su patria, que es una visión absolutamente desoladora.

 

 

Blas de Otero, A la inmensa mayoría

Blas de Otero, A la inmensa mayoría

A LA INMENSA MAYORÍA

 

Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre

aquel que amó, vivió, murió por dentro

y un buen día bajó a la calle: entonces

comprendió: y rompió todos sus versos.

 

Así es, así fue. Salió una noche

echando espuma por los ojos, ebrio

de amor, huyendo sin saber adónde:

adonde el aire no apestase a muerto.

 

Tiendas de paz, brizados pabellones,

eran sus brazos, como llama al viento;

olas de sangre contra el pecho, enormes

olas de odio, ved, por todo el cuerpo.

 

¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Angeles atroces

en vuelo horizontal cruzan el cielo;

horribles peces de metal recorren

las espaldas del mar, de puerto a puerto.

 

Yo doy todos mis versos por un

hombre en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso,

mi última voluntad. Bilbao, a once

de abril, cincuenta y tantos.

 

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Hombre, por Manel Pardo y otro comentario muy interesante del mismo poema, por Marc Alsina y otro más, de Carles Cadenes

HOMBRE

Lu/chan/do,/ cuer/po a/ cuer/po,/ con/ la/ muer/te, 11 A ( personificación )
al/ bor/de/ del/ a/bis/mo, es/toy/ cla/man/do 11 B ( encabal- )
a/ Dios/. Y/ su/ si/len/cio,/ re/tum/ban/do, 11 B ( gamiento )
a/ho/ga /mi /voz en/ el /va/cí/o i/ner/te. 11 A ( epíteto )

Oh/ Dios/. Si he/ de/ mo/rir,/ quie/ro/ te/ner/te 11 A ( anáfora )
des/pier/to. Y/, no/che a/ no/che/, no/ sé/ cuán/do 11 B ( aliteración )
oi/rás/ mi/ voz./ Oh/ Dios/. Es/toy/ ha/blan/do 11 B ( encabal- )
so/lo. A/ra/ñan/do /som/bras/ pa/ra/ ver/te. 11 A ( gamiento ) / ( metáfora e imagen poética )

Al/zo/ la/ ma/no, y/ tú/ me/ la/ cer/ce/nas. 11 C ( imagen ) / ( antítesis ( yo, tu ) )
A/bro/ los/ o/jos:/ me/ los/ sa/jas/ vi/vos. 11 D ( cesura: alzo la mano, ... ...abro los ojos:...)
Sed/ ten/go, y/ sal/ se/ vuel/ven/ tus/ a/re/nas. 11 C ( hipérbaton ) / ( aliteración “ s”)

Es/to es/ ser/ hom/bre: ho/rror/ a/ ma/nos/ lle/nas. 11 C
Ser/ -y/ no/ ser/- e/ter/nos/, fu/gi/ti/vos. 11 D ( antítesis ) / ( anáfora ( ser ) )
¡Án/gel/ con/ gran/des/ a/las/ de/ ca/de/nas! 11 C ( antítesis )

 

Debes:
1. Incluir una breve bio-bibliografía de Blas de Otero
2. Leer el poema y determinar el subgénero.
3. Vocabulario.
4. Métrica y estructura (partes) del poema.
5. Figuras retóricas.
6. Opinión personal razonada relacionada con el análisis ya hecho.

 

1.Blas de Otero:

VIDA

Poeta español nacido en Bilbao en el año de 1916 y fallecido en Madrid en 1979.
Recibió una formación religiosa con los Jesuitas y después de terminar su bachillerato se licenció en Derecho en Valladolid, carrera que nunca ejerció. Se trasladó luego a Madrid donde se dedicó por entero a la creación literaria.
Obtuvo varios premios importantes entre los que se cuentan: Boscán de Poesía en 1950, Premio de la Crítica en 1959 y el Fastenrath de la Real Academia en 1961.
A modo de antología y Todos mis sonetos, son sus obras más representativas.

OBRA

La obra de Blas de Otero resume las etapas cubiertas por nuestra poesía durante varias décadas. Nos hablará en un primer momento de sus problemas personales, existenciales y religiosos (Ancia); después, dejará estos a un lado para enfrentarse con los problemas colectivos (será su poesía social: Pido la paz y la palabra, que trata de España). Pero, tras 1965, se advertirá en su obra la búsqueda de nuevos caminos, aunque sin abandonar sus preocupaciones humanas (Mientras, Historias fingidas y verdaderas).

2. El subgénero de este poema es un soneto que habla del hombre frente a Dios.
3. Cercenar: Cortar las extremidades de algo.
Sajar: Cortar en la carne.
4. Métrica: es un soneto, la cual su estructura son dos cuartetos y dos tercetos ( ABBA ABBA CDC CDC ). Tiene una rima consonante. Consta de catorce versos endecasílabos.
5. ( en el soneto )
6. Me ha gustado mucho este soneto, porque todos los versos están llenos de significado. Hay una gran cantidad de figuras retóricas, como por ejemplo las imágenes, que se hacen ver en este soneto de Otero.

 

El comentario de Marc Alsina merece destacarse entre todos los recibidos:


Hombre, de Blas de Otero

Debes:
1. Leer el poema y determinar el subgénero.
2. Vocabulario.
3. Métrica y estructura (partes) del poema.
4. Figuras retóricas.
5. Opinión personal razonada relacionada con el análisis ya hecho.


1: El poema es un soneto de versos endecasílabos.


2: Vocabulario

Clamar: exigir, pedir vehementemente o a gritos.
Cercenar: Cortar los extremos de algo o disminuir, acortar.
Sajar: Hacer una incisión en una zona infectada o afectada de quistes

3: Métrica y estructura (partes) del poema.
Lu/chan/do/, cuer/po a/ cuer/po/, con/ la/ muer/te/, 11 A
Al/ bor/de/ del/ a/bis/mo, es/toy/ cla/man/do/ 11 B
a/ Dios/. Y/ su/ si/len/cio/, re/tum/ban/do/, 11 B
aho/ga/ mi/ voz/ en /el/ va/cí/o i/ner/te/. 11 A
Oh/ Dios/. Si he/ de/ mo/rir/, quie/ro/ te/ner/te/ 11 A
Des/pier/to/. Y, no/che a/ no/che/, no/ sé/ cuán/do/ 11 B
oi/rás/ mi/ voz/. Oh/ Dios/. Es/toy/ ha/blan/do/ 11 B
so/lo. A/ra/ñan/do/ som/bras/ pa/ra/ ver/te/. 11 A
Al/zo/ la/ ma/no, y/ tú/ me/ la/ cer/ce/nas/. 11 C
A/bro/ los/ o/jos/: me/ los/ sa/jas/ vi/vos/. 11 D
Sed/ ten/go, y/ sal/ se/ vuel/ven/ tus/ a/re/nas/. 11 C
Es/to es/ ser/ hom/bre: ho/rror/ a/ ma/nos/ lle/nas/. 11 C
Ser/ —y/ no/ ser/— e/ter/nos/, fu/gi/ti/vos/. 11 D
¡Án/gel/ con/ gran/des/ a/las/ de/ ca/de/nas/! 11 C

4. Figuras retóricas
“Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte”
Aquí el poeta nos muestra la crudeza de su situación con la expresión “cuerpo a cuerpo”, es decir, lucha encarnizada contra un oponente al que no puede ganar, la muerte.
“al borde del abismo, estoy clamando”
En este verso el autor nos enseña con una imagen como su situación es del todo desesperada. Delante de la nada se encuentra suplicando a un Dios que no parece escuchar. Es un verso con un encabalgamiento del siguiente.
“a Dios. Y su silencio, retumbando”
Aquí, como se entreveía en el anterior, Dios ignora al poeta con un silencio aplastante. También es un verso con un encabalgamiento, debemos seguir leyendo para entenderlo.
“ahoga mi voz en el vacío inerte.”
Muestra una vez mas como (más cómo) Dios, en su crueldad, calla sus súplicas ahogándolas en la nada. Aquí el poeta usa una expresión algo redundante ya que dice “vacío inerte”, cuando se sabe sobradamente que en el vacío va inscrita la propiedad de “inerte” por lo tanto no hay motivo aparente, salvo el motivo poético claro está, para añadir esa palabra. Aquí no encontramos encabalgamiento.

“Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte”
Aquí el poeta reafirma su lucha por obtener la atención o cariño de su Dios, ya que nos dice que si a de morir quiere tener la atención de Dios antes de morirse. Encontramos un encabalgamiento con el verso siguiente.
“despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo”
Este verso concluye el anterior, afirmando la intención del poeta de “desvelar” a Dios antes de su muerte. También encontramos un encabalgamiento con el verso anterior.
“oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando”
Aquí el poeta sigue con su empeño para hacerse oír ante Dios. Para comprenderlo del todo debemos seguir adelante con el poema. El encabalgamiento afecta a este verso. Encontramos una anáfora en “Oh Dios”.
“solo. Arañando sombras para verte.”
En este verso el poeta nos dice que habla solo y que al parecer Dios le ignora por absoluto (absolutamente). Recuperamos la imagen del abismo o vacío i vemos como el poeta se enfrenta a la oscuridad para llegar a Dios.
“Alzo la mano, y tú me la cercenas.”
Este verso hace latente la crueldad de Dios que maltrata a su creación cuándo este solo pretende adorarle. Aquí empieza una relación acción-reacción de acontecimientos violentos y explícitos con los versos que siguen. Una muestra continuada de crueldad Divina. Observamos la ausencia de encabalgamientos, esto da cambio de ritmo y mas contundencia a los versos que prosiguen.
“Abro los ojos: me los sajas vivos.”
Otra vez vemos crueldad Divina en la misma relación de acción-reacción que en el verso anterior. En este caso el autor intenta observar a Dios y este no se lo permite cerrándole los ojos violentamente. En este verso y en el anterior encontramos un paralelismo entre abrir-alzar.
“Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.”
Mas crueldad Divina expresada en un verso, seguimos con la misma relación que en los versos anteriores. En este caso el poeta muere de sed y Dios en su crueldad le cierra el acceso a la bebida.
“Esto es ser hombre: horror a manos llenas.”
En este verso el poeta llega a la conclusión, muy acertada teniendo en cuenta sus circunstancias, de que ser hombre significa sufrir sin fin. Para expresar de cual tamaño o cantidad es ese sufrimiento usa la expresión o metáfora “a manos llenas”, cosa que nos forma la imagen de unas manos a rebosar de cualquier cosa (no importa cual), ya que el horror no tiene forma visible, en principio. Pretende expresar mucha cantidad. Aquí concluye la relación acción-reacción de los tres versos anteriores, concluye, a pesar de la redundancia, con una conclusión.
“Ser —y no ser— eternos, fugitivos.”
Aquí vemos una relación de paralelismos, con un pequeño aire a Shakespear. Vemos como dice existir y no existir, en forma de “Ser —y no ser” y vemos como dice ser perpetuo y ser pasajero, con “eternos” que implica no tener fin y “fugitivo” que implica fugacidad.
“¡Ángel con grandes alas de cadenas!”
En el verso final vemos como el poeta finaliza con la dominación o condena de una creación Divina negada de sus poderes, expresándolo con una metáfora en “alas de cadenas”, que viene mas o menos a decir “podría ser libre y volar, pero no lo soy, estoy encadenado para siempre”. Relacionamos el Ángel como creación divina con Humano como “creación divina”.
Estupendo, Marc. Muy serio.
5: Opinión Personal:

Me ha parecido un poema agradable y fácil de analizar, además de agradable de leer. A mi es un buen poema que expresa sus intenciones de una manera que a mi particularmente me parece divertida, me refiero a la decisión del poeta de establecer esa relación acción-reacción antes nombrada, eso, desde mi punto de vista, le da estilo y un cambio original de musicalidad o ritmo.
Creo que ha sido una buena idea empezar el curso con este poema.

 

Carles Cadenes escribió:

HOMBRE
Lu/chan/do/, cuer/po a/ cuer/po/, con/ la/ muer/te,/       11 A
Al/ bor/de/ del/ a/bis/mo, es/toy/ cla/man/do/               11 B
a/ Dios/. Y/ su/ si/len/cio/, re/tum/ban/do,/                   11  B
aho/ga/ mi/ voz/ en/ el/ va/cí/o i/ner/te./                      11 A
Oh/ Dios/. Si he/ de/ mo/rir/, quie/ro/ te/ner/te/            11 A
Des/pier/to. Y/, no/che a/ no/che/, no/ sé /cuán/do/       11 B
Oi/rás/ mi/ voz/. Oh/ Dios/. Es/toy/ ha/blan/do/             11  B
So/lo. A/ra/ñan/do/ som/bras/ pa/ra/ ver/te./                11 A
Al/zo/ la/ ma/no, y/ tú/ me/ la/ cer/ce/nas./                  11  D
A/bro/ los/ o/jos/: me/ los/ sa/jas/ vi/vos./                    11 E
Sed/ ten/go, y/ sal/ se/ vuel/ven/ tus/ a/re/nas./           11  D
Es/to es/ ser/ hom/bre: ho/rror/ a/ ma/nos/ lle/nas./      11  D
Ser/ —y/ no/ ser/— e/ter/nos/, fu/gi/ti/vos./                  11  E
¡Án/gel/ con/ gran/des/ a/las/ de/ ca/de/nas!/                11  D
Debes:
1.      Leer el poema y determinar el subgénero.
2.      Vocabulario.
3.      Métrica y estructura (partes) del poema.
4.      Figuras retóricas.
5.      Opinión personal razonada relacionada con el análisis ya hecho
6.      Buscar breve bio-bibliografia de Blas de Otero

1.- Este poema es un soneto

2.- Clamar: Quejarse, dar voces lastimosas, pidiendo favor o ayuda.
   Retumbar: Resonar mucho o hacer gran ruido o estruendo.
   Inerte: Inactivo, ineficaz, inmóvil, paralizado, sin vida.
   Cercenas: Cortar las extremidades de algo.
   Sajas: Cortar en la carne.

3.- Análisis métrico:
Este poema es un soneto, estructurado en dos cuartetos y dos tercetos, todos ellos endecasílabos. En cada uno de los cuartetos riman el primer verso con el cuarto y el segundo con el tercero, y ambos cuartetos usan las mismas rimas (ABBA ABBA ) En los tercetos las rimas en este caso son CDC CDC. Por lo tanto la estructura métrica del soneto que tenemos es ABBA ABBA y CDC DCD. La rima es consonante.




Análisis temático:
En este poema, el tema principal que Blas de Otero nos intenta transmitir es su lucha contra la muerte, que se acerca a él para llevárselo.




Subtemas:

• La lucha contra la muerte
• Petición de ayuda a Dios
• El carácter mortal del ser humano y todo lo que ello supone

En el primer cuarteto expone su lucha contra la muerte y su desesperación. Dios no responde a su petición, y las súplicas del poeta nunca son atendidas debidamente.

En el segundo cuarteto habla directamente con Dios y le manifiesta su deseo de tenerlo a su lado, si su muerte es irremediable. Se siente solo y no cree que Dios le esté escuchando. Por eso intenta verlo arañando sombras.

En el primer terceto el poeta quiere acercarse a Dios para tocarlo, para verlo, pero cada vez que lo intenta, Dios le corta el paso, “le cercena la mano, le saja los ojos”. Muestra su deseo de sed de Dios, pero éste no le da de beber.

En el segundo terceto  hace una reflexión: el ser hombre comporta sufrir todos los horrores y ser un fugitivo, como un ángel que quiere volar, pero a quien se le obliga a quedarse amarradocomo está.


4.- Figuras retóricas:


• “Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,”

En este verso hay una personificación ya que atribuye a la muerte una propiedad humana: la lucha.


• “al borde del abismo, estoy clamando”

En este verso se produce al final un encabalgamiento con el siguiente.


• “a Dios. Y su silencio, retumbando”

Aquí continúa el encabalgamiento del verso anterior “clamando a Dios.”


• “ahoga mi voz en el vacío inerte.”

En este caso hay un epíteto “inerte”, que e significa sin vida, inmóvil.



• “Oh Dios. Si he de morir quiero tenerte”

En este caso se producen dos efectos, hay  una anáfora “Oh Dios.”; y también hay otro encabalgamiento con el siguiente verso.

• “despierto. Y noche a noche, no sé cuándo”

Continúa el encabalgamiento anterior “tenerte despierto” y empieza un  nuevo encabalgamiento, que termina en el siguiente verso.


• “oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando”

Aquí en este caso se producen tres efectos: la continuación del encabalgamiento anterior “no sé cuándo oirás mi voz.”; la anáfora de “Oh Dios”; y finalmente  este verso finaliza también con un encabalgamiento que termina en el  siguiente.


• “solo. Arañando sombras para verte.”

En este verso finalizan los encabalgamientos con este último: “Estoy hablando solo.” También hay una metáfora y una figura poética: “Arañando sombras para verte.”


• “Alzo la mano, y tú me la cercenas.”

Aquí aparece otra figura poética “alzo la mano y tú me la cercenas” y en éste caso hay también una antítesis (yo → tú).


• “Abro los ojos: me los sajas vivos”

Aquí lo que aparece es otra imagen poética “abro los ojos”; y hay la misma antítesis (yo → tú).


• “Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.”

En este verso  aparece un hipérbaton, “sed tengo”;  sigue con la misma antítesis (yo → tú); aparece  otro  hipérbaton, “sal se vuelven tus arenas”; y por último, todo este verso, en su conjunto, forma una aliteración :se repiten las “s”.


• “ Ser – y no ser- eternos fugitivos.”

En este caso lo que aparece es una antítesis “ser y no ser”. Hay también  una anáfora: “ser”.


• “¡Ángel con grandes alas de cadenas!”

Aquí, y para finalizar el soneto, el poeta usa una antítesis, o contradicción, ya que dice ser un ángel (símbolo de libertad, pureza,…) con grandes alas de cadenas, o sea, que está atado con cadenas y por lo tanto no puede volar y ser libre para poder llegar al cielo, que es lo que realmente desea.
5.- Este poema de Blas de Otero se sitúa en su etapa existencialista. En esta etapa  trata temas sobre el amor, la condición mortal del hombre (como en este poema). Temas relacionados con peleas entre Dios y el poeta en los que Dios significa lo máximo. Su existencialismo surge como respuesta a la crisis espiritual de 1945 durante la cual pierde la fe. Tras los intentos de unión mística de la etapa religiosa, el yo poético se queda solo y comienza la búsqueda de una nueva fe o una razón para vivir. El hombre es un ser destinado a la muerte en un mundo de desolación y ruinas. Ansioso por sobrevivir, por no perderse en la nada, busca a Dios. Lo que antes era una llamada, ahora es una pregunta a gritos. Sin embargo, sólo obtiene silencio como respuesta; en ese silencio su corazón se llena de miedo a la muerte, que le aprisiona y le condena a que todas las cosas que está haciendo no sirvan para nada.

6.-
Blas de Otero
(1916-79) Poeta español, nació en Bilbao y falleció en Majadahonda (Madrid). Estudió en Bilbao, en una institución religiosa, y emprendió en Madrid la carrera de leyes, que terminó en Valladolid. Ejerció brevemente de abogado y en 1952 trabajó en una mina de hierro. Cántico espiritual (1942) es su primera entrega poética y en ella se nota el mismo aliento místico que en la obra del mismo nombre de san Juan de la Cruz. Ángel fieramente humano (1950) es su segundo libro, y en él se nota también la influencia de san Juan de la Cruz y de Góngora-, pero la religiosidad del poeta es aquí ya más débil. Redoble de conciencia; 1951, denuncia de la sordera de Dios al grito angustiado del hombre. En 1958 se publicó Ancia, una refundición de los dos libros antes citados cuyo título estaba formado por las sílabas primera y última de ambos. En 1955, se publica Pido la paz y la palabra, en el que el poeta adopta una voz nueva para clamar por el hombre de la calle, para gritar contra un tiempo donde las injusticias se producen cada día. Esto no es un libro, Que trata de España, Mientras, donde el verso, va haciéndose más preciso, articulado al concepto, en un equilibrio de forma y contenido que ha hecho de la poesía de Otero una de las más interesantes de nuestro tiempo. El conocimiento de los maestros del Siglo de Oro y, también, sus preferencias por poetas  san Juan de la Cruz, participan en gran medida en su capacidad de síntesis, en los juegos lingüísticos que el poeta logra con la ruptura formal de algunos versos tradicionales, del uso magistral del hipérbaton, de los encabalgamientos y de otros recursos poéticos. Son también obras del autor: Expresión y reunión (1969), Verso y prosa (1974), Todos mis sonetos (1977), Poesía con nombres (1977) y Viejo camarada (1978).

Blas de Otero, Lo eterno

Blas de Otero,  Lo eterno


                     Lo eterno                                                         

 

                Un mundo como un árbol desgajado.

                Una generación desarraigada.

                Unos hombres sin más destino que

                apuntalar las ruinas.

                Rompe el mar

                en el mar, como un himen inmenso,

                mecen los árboles el silencio verde,

                las estrellas crepitan, yo las oigo.

                Sólo el hombre está sólo. Es que se sabe

                vivo y mortal. Es que se siente huir

                - ese río del tiempo hacia la muerte -.

                Es que quiere quedar. Seguir siguiendo,

                subir, a contra muerte, hasta lo eterno.

                Le da miedo mirar. Cierra los ojos

                para dormir el sueño de los vivos.

                Pero la muerte, desde dentro, ve.

                Pero la muerte, desde dentro, vela.

                Pero la muerte, desde dentro, mata.

                ...El mar -la mar-, como un himen inmenso,

                los árboles moviendo el verde aire,

                la nieve en llamas de luz en vilo...

 

1. Vocabulario (ver el Diccionario de la RAE en los enlaces)

2. Tema. Métrica y Estructura del poema.

3. Figuras retóricas.

4. Opinión personal razonada y relacionada con el análisis que se ha hecho anteriormente.

Hombre, de Ángel fieramente humano: Blas de Otero

Hombre, de Ángel fieramente humano: Blas de Otero  

HOMBRE

 

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,

al borde del abismo, estoy clamando

a Dios. Y su silencio, retumbando,

ahoga mi voz en el vacío inerte.

 

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte

despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo

oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando

solo. Arañando sombras para verte.

 

Alzo la mano, y tú me la cercenas.

Abro los ojos: me los sajas vivos.

Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

 

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.

Ser -y no ser- eternos, fugitivos.

¡Ángel con grandes alas de cadenas!

 

 

Debes:

  1. Incluir una breve bio-bibliografía de Blas de Otero
  2. Leer el poema y determinar el subgénero.
  3. Vocabulario.
  4. Métrica y estructura (partes) del poema.
  5. Figuras retóricas.
  6. Opinión personal razonada relacionada con el análisis ya hecho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres